Fueron las palabras de una de las víctimas de este fin de semana que denuncio a nuestro medio para que estén alertas quienes salen a divertirse  en las noches por lo  que pidió reserva de su nombre, la desafortunada historia de lo que parecía una noche de alegría con amigos comenzó en un conocido karaoke de nuestra ciudad, de repente aparece una desconocida de muy buena apariencia con acento extranjero y complaciente, luego de unos momentos de conversación le pide ir a un lugar más privado y eso es lo último que recuerda porque despierta en un residencial sin ninguna de sus pertenencias y totalmente mareado. Otro caso se dio a la salida también de otro karaoke donde esta señorita se acerca a otra de sus víctimas esta vez para invitarle unos sándwich llevando en sus manos un vaso de fernet siendo lo último que recuerda para despertar en su vehículo desorientado y sin sus pertenencias, un detalle es que en ambos casos solo se llevaron los objetos de valor y no así los documentos de esta manera evitan que sus víctimas realicen denuncias o asuman acciones legales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí